Aplicación de vendaje neuromuscular

La técnica consiste en aplicar un vendaje que impide únicamente que repitamos el movimiento que ha provocado la lesión y, de esta forma, no alterar el resto de movimientos de articulación.

Los vendajes funcionales tienen como ventaja que evitan la inmovilización total (escayola) de la musculatura. Lo que se pretende con ellos es bloquear ciertos movimientos que resultan lesivos en un momento dado para la articulación.

Estos vendajes permiten una movilidad parcial para la articulación afecta y casi normal del resto de articulaciones cuando se realiza un movimiento, acortando los tiempos de recuperación así como mejorando los resultados funcionales sin perder el patrón motor, lo que evita la aparición de movimientos compensatorios (como la cojera) que luego haya que corregir.